Los trabajadores aportan mensualmente un 0,7% de su base de cotización para formación. De todo lo recaudado –unos 1.800 millones de euros el pasado año– la mitad se destina a formar a desempleados y la otra mitad para dar cursos a trabajadores ocupados. De esta segunda parte, casi el 60% (575 millones en 2013) se destinan directamente a las empresas, con un sistema de liquidación de las cuotas. Las compañías son totalmente libres para encargar la formación de sus trabajadores a quien quieran. A esto se suma otra parte (181 millones en 2013) para subvenciones a patronales y sindicatos. Y un 50% de esta parte es la que queda abierta a la competencia con centros privados este año. Además hay otros 112 millones para las comunidades autónomas. El nuevo modelo de formación para 2015 pretende regular un cheque-formación para parados y la creación de una cuenta formación que acompañe al trabajadores en toda carrera profesional. Toda la información en: El Gobierno abre más parte del pastel de la formación a los centros privados | Economía | Cinco Días http://cincodias.com/cincodias/2014/08/27/economia/1409148634_683526.html#bce604Th6jX8FoZw